El seguimiento a la vacuna del coronavirus en la escala global nos asegura una buena decisión de inversión

  • China ha logrado una vacunación constante, llegando a inocular a más de 15 millones de personas e instaurar una parte del acceso a las dosis de manera gratuita
  • Pese a que existen ciertas incertidumbres en la distribución y logística de las vacunas, el avance de más laboratorios para desarrollar nuevas alternativas de inmunización crea un optimismo a futuro con el propósito de mejorar la planeación en la inoculación.

 

 

 

La situación sanitaria a nivel global viene generando incertidumbres en el comportamiento social, político y económico en el mundo. Con esto, diferentes medidas y acciones gubernamentales se han puesto sobre la mesa en todo el planeta para desacelerar y contener, de la forma más eficiente posible, las tasas de contagio y mortalidad del coronavirus.

Sin embargo, con el desarrollo de las nuevas vacunas del coronavirus, los países apuntan hacia una misma dirección: lograr la compra, distribución e inoculación de su población. En este camino se han aumentado los presupuestos fiscales con el propósito de gestionar con éxito dichas vacunas, a su vez, de seguir inyectando diversos estímulos e intervenciones en la economía y la sociedad para contrarrestar las nocivas consecuencias que la pandemia trajo consigo. De tal forma, en medio de la incertidumbre, uno de los principales riesgos financieros continúa siendo el desenlace del coronavirus, por lo que se vuelve necesario conocer la posición de los países en cuanto a la vacunación.

Gráfica: Escala logarítmica dosis de la vacuna

Asia

 

China

Destacamos en este país la fortaleza de su sistema de salud, el cual ha tenido una mejora significativa en sus procesos de tratamiento del virus con impulsos en su infraestructura y calidad médica para desarrollar y fortalecer la investigación, logística y capacidad de atención. Así, China logró desplegar cuatro vacunas que están en la tercera fase, así como contar con otras en fases iniciales y, además, trabajar con Pfizer para realizar ensayos y manufacturar su vacuna. De esta manera, la inoculación ya ha comenzado: 15 millones de personas ya han recibido la vacuna, contando con un impuso a futuro al tener acceso gratuito con el laboratorio Sinopharm.

Por todo lo anterior, sumado a un control efectivo de la pandemia y cifras que soportan una recuperación económica en sus actividades, continuamos con una sobreponderación en su Renta Variable.

Japón

El país nipón ha realizado múltiples acuerdos con diferentes laboratorios para asegurar la llegada de la vacuna en la primera mitad de 2021. Esto, como premura al ser anfitrión de los Juegos Olímpicos en el siguiente verano. Como resultado, sus principales acuerdos son con AstraZeneca y Pfizer (con 120 millones de dosis cada una). Este último, por su parte, confirmó que el trato se hizo desde mediados del 2020. Adicionalmente, otra compañía llamada Takeda Pharmaceutical Co se ha sumado para ofrecer 50 millones de dosis más. Con el propósito de efectuar una correcta distribución de estas compras, el Gobierno japonés planea realizar las jornadas de vacunación mediante cupones gratuitos, priorizando personas con vulnerabilidades crónicas de salud y edad avanzada, así como al personal médico.

Sin embargo, mantenemos una visión negativa de cara a su Renta Variable. Los casos de contagio siguen incrementándose y, con esto, sus confinamientos, los cuales son perjudiciales para la recuperación económica. Por otra parte, sus indicadores de actividad, así como sus confianzas, no han logrado repuntar y se mantienen en terrenos negativos.

 

Europa

 

En esta región las instituciones supranacionales juegan un rol importante para la gestión multilateral de las vacunas y su distribución en los países de la Unión Europea. Tanto la Comisión Europea como la Agencia Europea de Medicinas cuentan con un papel fundamental. La primera, frente a las negociaciones de las dosis y su supervisión legal y contractual de la distribución y, la segunda, en la verificación y certificación de los laboratorios. No obstante, pese a que la inoculación ya empezó y compañías como Moderna han entrado para dar avance a esta agenda, es posible que se presenten retrasos debido a la larga disparidad entre los estados miembros respecto a sus jornadas y medidas de ejecución, así como a la falta de planeación de algunos con los almacenamientos y tratamientos que necesitan las vacunas.

Mantenemos la neutralidad en la Renta Variable de la zona euro. Las restricciones siguen golpeando su economía, en especial al turismo y las cadenas de producción, pese a que la segunda ola del virus ha logrado ser contenida. No obstante, vemos como positivo el comienzo de la inoculación y diversas sorpresas económicas en los indicadores de actividad que indican mejoras paulatinas.

 

Reino Unido

 

Es importante destacar la delantera que lleva con el desarrollo de las vacunas en comparación con sus pares europeos. En este sentido, su aprobación se dio en tiempo récord, lo que permitió la distribución inmediata de 2.2 millones de dosis y una agenda a futuro mucho mejor con la llegada de la segunda vacuna de Oxford.

No obstante, cambiamos a subponderar su Renta Variable. Existe incertidumbre respecto a los servicios financieros de Reino Unido que quedaron por fuera del acuerdo del Brexit con la Unión Europea y, adicionalmente, el confinamiento impuesto por la nueva variante del virus ha acelerado los contagios diarios, lo que implica un nuevo lastre para la economía que, de por sí, ya venía debilitada.

 

Estados Unidos

 

Pese a que la vacuna ya empezó su distribución y aplicación en varios puntos del país, estados como Florida tienen retrasos importantes en las cadenas de suministro, lo que afecta su agenda para cumplir con las jornadas de vacunación. En el caso de California, existe una reacción alérgica generalizada a la vacuna, de manera que las autoridades han suspendido la aplicación de 300.000 dosis. En vista de este tipo de casos, es posible que la FDA aplique análisis más fuertes con controles más estrictos para disminuir estas afectaciones en otras zonas.

No obstante, la administración Biden ha recurrido a una mayor negociación con Pfizer para incrementar la producción a dos mil millones de dosis y, por otra parte, aplicar autorizaciones de emergencia con las nuevas vacunas de Novavax y Johnson & Johnson para disminuir los riesgos que existen en las cadenas de suministro y apuntar, de esta forma, a una vacunación que requiera una sola inyección.

En este sentido, si bien hemos reducido un poco nuestra convicción en los últimos meses en la Renta Variable de Estados Unidos, sus mercados se mantienen como nuestros preferidos dentro de los países desarrollados, por lo que continuamos con una sobreponderación. No solo tomamos en cuenta sus esfuerzos por comenzar la inoculación en la población, sino también por continuar siendo el país que tiene más herramientas, tanto fiscales como monetarias, para hacer frente a la crisis.

De esta manera, el avance de la inoculación les da motivos a los inversionistas para aumentar su optimismo e incrementar un poco el apetito en el riesgo. Así, al ver la situación sanitaria de diferentes zonas en el mundo y la recuperación en ciertos puntos de la actividad económica, contamos con una preferencia general por la Renta Variable.